(Corte Suprema de Justicia Sala Penal, Sentencia SP-32742020 (50587), 09/02/2020 )

Un fallo reciente de la Corte Suprema de Justicia muestra un caso en el que una pareja hizo vida marital durante dos años y convivía bajo el mismo techo, junto a tres hijos menores de la víctima que había concebido en una unión anterior. Ante esa decisión, su compañero le pidió que tuvieran relaciones sexuales por última vez. Ella se negó y el acusado la golpeó y en contra de su voluntad la accedió carnalmente. La mujer  lo denunció y, de esta forma, el hombre fue capturado y acusado por los delitos de acceso carnal violento y violencia intrafamiliar. En el juicio oral,  la víctima se acogió al artículo 33 de la Constitución Política de 1991, para no actuar como testigo contra su compañero sentimental. Así, evitó declarar en la audiencia lo que había denunciado ante la Fiscalía. El agresor fue declarado culpable y condenado a más de 17 años de prisión. El alto tribunal determinó que, en estas circunstancias, los efectos jurídicos dependen de la total libertad con que la mujer use el derecho a no declarar. De ahí que si se establece que la víctima no lo ejerce con plena voluntad de hacerlo, sino debido a la presión del fenómeno de sujeción y de sometimiento a la violencia sexual, física, sicológica o económica, sus declaraciones anteriores, incluida la denuncia, pueden ser incorporadas en el juicio oral como pruebas de referencia. (M. P. Patricia Salazar Cuéllar).

Please follow and like us: