Con la Ley 2191 se fijan las reglas que promueven la desconexión laboral de los trabajadores, con el objetivo de que su tiempo libre sea aprovechado y para conciliar la vida personal, familiar y profesional.

A partir de la fecha de sanción de esta norma (6 de enero) se entiende que todos los trabajadores y servidores públicos tienen derecho a no tener contacto en horarios por fuera de la jornada ordinaria o jornada máxima legal de trabajo, ni en vacaciones o descansos para asuntos laborales. También se aclara que será ineficaz cualquier cláusula o acuerdo que vaya en contra del objetivo de la ley.

Si no se respeta el derecho a la desconexión, esto podrá constituir una conducta de acoso laboral, en los términos de la Ley 1010 del 2006.

Los empleadores deberán contar con una política de desconexión laboral interna que garantice el derecho, con mecanismos para que los trabajadores presenten quejas y procedimientos internos para su trámite.

Excepciones

Esta ley no cubrirá a:

i)  Trabajadores y servidores públicos que desempeñen cargos de dirección, confianza y manejo.

ii) Aquellos que por la naturaleza de la actividad o función que desempeñan deban tener una disponibilidad permanente (fuerza pública y organismos de socorro).

iii) Situaciones de fuerza mayor o caso fortuito en las que se requiera cumplir deberes extra de colaboración con la empresa o institución, cuando sean necesarios para la continuidad del servicio o para solucionar situaciones difíciles o de urgencia.

Finalmente, quienes consideren vulnerado su derecho a la desconexión podrán poner en conocimiento el hecho al inspector de trabajo o a la Procuraduría General de la Nación. 

LEY-2191-DEL-6-DE-ENERO-DE-2022

Please follow and like us:
Pin Share