(Mintrabajo, Concepto 45941, 09/05/2020 )

La muerte del empleador no es causal de terminación del vínculo laboral, como sí lo es la muerte del trabajador, de acuerdo con lo establecido en el artículo 61 del Código Sustantivo del Trabajo. Así, el primer evento podría dar lugar a la suspensión del contrato, conforme a lo previsto en el numeral 2 del artículo 51 del citado código. Ocurrida la muerte del empleador, indicó el Ministerio del Trabajo, aquellas personas destinadas por ley para sucederlo deberán asumir el pasivo derivado, entre otras, de las obligaciones laborales y, en consecuencia, deberán pagar los salarios y prestaciones sociales que el causante de la sucesión adeude. En cuanto al periodo de pago de la liquidación de prestaciones sociales, la entidad recordó que si bien no hay norma expresa que contemple un término específico, sí se prevé la sanción moratoria de un día de salario por cada día de retraso en el pago de los salarios y prestaciones sociales, de manera que si a la terminación del contrato el empleador incurre en mora en el pago se hará acreedor a la misma. El trabajador deberá acudir ante la justicia laboral ordinaria, donde deberá probar que el empleador no realizó la liquidación y pago oportuno de lo debido.

Please follow and like us: