El ministro de Defensa, Iván Velásquez, en medio de una sesión en la Comisión Primera del Senado, se refirió nuevamente a la eliminación de la obligatoriedad del servicio militar asegurando que se realizaría de manera gradual, para evitar una afectación de las fuerzas militares.

Según explicó el jefe de la cartera, la gradualidad en esta medida es indispensable para asegurar la continuidad de la prestación de este servicio.

“No puede hacerse una supresión súbita del servicio militar obligatorio, y en la gradualidad siempre tendrá que examinarse por parte de los mandos militares la proporción de sustitución entre los soldados regulares y los soldados profesionales”, explicó.

Lo que quiere decir que de los 225.280 miembros de las fuerzas militares, de los cuales 82.799 son soldados regulares, deberán ser remplazados por uniformados profesionales.

Así mismo, se pronunció sobre lo que esta medida podría generarle al país a futuro respecto a la cantidad de uniformados que se deben tener por cada mil habitantes, cifra que actualmente está en 9,6 miembros de las fuerzas militares, lo que significa para el jefe de la cartera es “una desproporción grande” en comparación con otros países de la región y del Caribe, cuando es de 4,3.

“La profesionalización de las fuerzas militares podría, igualmente, conducir en el futuro y también teniendo en cuenta las condiciones que se vayan presentando en el país a no tener que alcanzar el mismo número existente hoy de soldados profesionales y soldados regulares”, puntualizó.

Por otro lado, Velásquez se refirió a los cuestionamientos realizados a la propuesta, en los que se asegura que al eliminar esta obligatoriedad no se podrían garantizar la cantidad de integrantes en las fuerzas militares para desempeñar las labores designadas, asegurando que “aquí juega un papel importante lo que nosotros consideramos que deben ser las fuerzas militares para la paz y la mejor relación que tienen que tener las fuerzas militares y las comunidades”.

Please follow and like us:
Pin Share